viernes, 12 de noviembre de 2010

El Alcázar de Sevilla

Arcos floridos

jalonan el espacio.

Sobre el mármol

el tallado

dibuja plegarias.

Tras la celosía

flores alineadas.

Se asomaba la mora

al patio blanco.

Estrellas en los techos

labradas en madera

de espirales de cobre

de figuras simétricas.

Pasan lentamente

recogiendo la luz,

raptando la imagen

olvidando la esencia.

Entre las letras arábigas

se entremezcla la cruz

Dos culturas enlazadas

que pugnan por triunfar.

No se ha entendido el mensaje.

Es lo mismo pero distinto.

Material, humano

no espiritual, ni divino.

El lugar recoge la Luz,

fuente de todo.

Luchas pasadas

olvidando la Verdad.

Líneas rectas en madera.

Líneas curvas en los arcos

Columnas marmóreas

blancas y negras.

que sirven de sostén.

El Alcázar de Sevilla,

sus patios moros

sus jardines verdes

El Islam imponente

el cristianismo presente.

Espiritualidad a raudales

en las paredes, en los techos.

Busco sentido

Encuentro paz.

La belleza, la luz

la espiritualidad...

Soy apenas un segundo

en la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario