domingo, 21 de noviembre de 2010

Okoru-na (No se enoje)

Extraído del libro "Reiki" de Johny De´Carly.

Cuenta una vieja leyenda budista que un niño tenía mal genio. Su padre, un viejo sabio, le dio un saco de clavos diciéndole que cada vez que perdiese la paciencia debería clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el niño clavó treinta y siete clavos. A medida que iba aprendiendo a controlar su carácter, clavaba menos clavos. Con el tíempo, descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llegó el día en que pudo controlar su genio durante toda una jornada. Después de contarle a su padre lo sucedido, este le aconsejó que retirase un clavo cada día que consiguiese dominar su genio. Los días pasaron y , finalmente, el joven pudo anunciar a su padre que ya no quedaban más clavos detrás de la puerta.
Su sabio padre lo tomó de la mano y, llevándole detrás de la puerta le dijo: "Hijo mío, advierto que has trabajado duro, pero observa ahora todos esos agujeros que hay en la puerta. Ya nunca más será la misma. Cada vez que pierdes la paciencia y te dejas llevar por la ira, dejas cicatrices exactamente como las que ves aquí. Puedes insultar a alguien y retirar el insulto, pero dependiendo de la forma como hables puedes resultar devastador, y la cicatriz de tus palabras quedará para siempre. Una ofensa verbal puede resultar tan dañina como una ofensa física."

viernes, 12 de noviembre de 2010

El Alcázar de Sevilla

Arcos floridos

jalonan el espacio.

Sobre el mármol

el tallado

dibuja plegarias.

Tras la celosía

flores alineadas.

Se asomaba la mora

al patio blanco.

Estrellas en los techos

labradas en madera

de espirales de cobre

de figuras simétricas.

Pasan lentamente

recogiendo la luz,

raptando la imagen

olvidando la esencia.

Entre las letras arábigas

se entremezcla la cruz

Dos culturas enlazadas

que pugnan por triunfar.

No se ha entendido el mensaje.

Es lo mismo pero distinto.

Material, humano

no espiritual, ni divino.

El lugar recoge la Luz,

fuente de todo.

Luchas pasadas

olvidando la Verdad.

Líneas rectas en madera.

Líneas curvas en los arcos

Columnas marmóreas

blancas y negras.

que sirven de sostén.

El Alcázar de Sevilla,

sus patios moros

sus jardines verdes

El Islam imponente

el cristianismo presente.

Espiritualidad a raudales

en las paredes, en los techos.

Busco sentido

Encuentro paz.

La belleza, la luz

la espiritualidad...

Soy apenas un segundo

en la eternidad.

martes, 9 de noviembre de 2010

Tres años ya.


Fuiste la antorcha que iluminó mi camino. Cuando la luz escaseaba a mi alrededor y me sentía sola tú aparecías con esa fuerza sobrehumana que te caracterizaba y me hacías ver que en mi interior brillaba parte de tu ser y podía soñar en parecerme a tí.
Te perdí hace tres años pero sigues presente en mi vida. Cuando la tentación de dañar aparece, tu rostro me perfila un camino diferente en el que no haya cabida para los rencores ni para las malas acciones.
Sentí no haberte conocido más, cuando tu valentía te hizo abandonarlo todo en pos de un sueño.
Tu sentido del honor, del deber, del amor, de la fe, de la bondad superaron todos los obstáculos que la vida te puso delante y siempre fuiste la mejor persona que se podía ser
Hoy te recuerdo, como todos los días, pero tu presencia se hace más próxima porque ya pasaron tres años desde que partiste hacia donde merecías. No tengo la menor duda de que estás en lo que los cristianos llamamos cielo. Si como tal no existiera, estoy segura de que tu alma se codea con las grandes almas que habitaron este planeta durante toda su existencia. Porque allá donde estés seguirás brillando como pocos.
Papá, te echo de menos y te quiero. No dejes de velar por mí porque saber que me sigues me obliga a ser mejor persona.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Mi mando

Hoy ha decidido que ya no quería obedecer. Siempre estaba dispuesto a obedecerme sin protestar y mis órdenes eran acatadas inmediatamente sin que mediase recriminación alguna. Su nombre mismo cobijaba el sentido de mi orden.
Algunas veces, solo cuando el alimento escaseaba, osaba resistirse a mis reclamaciones. Y al final, rebañando de platos usados, lograba, una vez más, cumplir con su deber.
Mi mando a distancia ha dejado de funcionar.

Palabras

Letras desordenadas
invaden mi cabeza
en un caos
que parece no acabar.
Como imanes
se van uniendo,
y van formando palabras
movidas por la atracción.
Esa A con esa uve
esa Erre y esa O
aquella eme con la P
corren, fluyen sin pudor.
Y surgen las desavenencias
al formar ese vocablo
sin sentido, sin color.
Rechazo pronto
esa idea.
Inviable, sin vida.
No me dice nada.
Estas palabras que formo hoy
no tienen corazón.
Meto todo en el saco
para que se vuelvan a mezclar
esas letras sabias.
Después, quizás mañana
la extracción que realice dé vida
a un poema de verdad.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La roca


Surges inerte en el espacio.
En tus orígenes te ocultas a los ojos,
rígida, inmóvil, fría.
Permaneces inalterable
por los siglos de los siglos
y no quieres descubrir tus secretos.
Y un día te dejas.
Accedes a que el hombre te destape.
Con su continuo toc toc
vas desnudándote a los ojos.
Y surges como una flor,
como una virgen,
como pieza de un gran monumento.
Eres tú, roca, elemento y esencia.
Al pasear por este lugar
te veo.
En la Catedral llevas desnuda mucho tiempo
En la calzada alternas con piezas nuevas.
Me sonríes desde la estatua ecuestre.
Conformas este espacio
como antes te asomabas en los montes.
Y desde tu nuevo sitio
sigues reinando.
Porque aquí continuarás
cuando estos ojos ya no existan...