jueves, 28 de mayo de 2015

¡Vuela!

De reojo miras al sofá y piensas:"Te deseo''. Te deseo tan intensamente que ni Jamie de Outlander podría conseguir que apartara mis pensamientos de ti. Te deseo más que un helado de Rayas en primavera o que una cervecita del Tremendo en verano...Eres todo lo que necesito para ser feliz...
Pero el rapacito comienza su cantarino gemido y toca pasar de largo.
- Nos encontraremos luego, mi amor- piensas esperanzada cuando el empeine de tu pierna roza el suave tejido del preciado objeto de tus deseos - Todavía encontraré un momento para que me envuelvas entre tus mullidos brazos...
Mas el tiempo pasa y la noche cae. Tus cansados pies van marcando con su roce el triste camino de tu arduo e incansable caminar.
Las horas pasan, el peso pesa, y aún así no te puedes permitir el respiro de vivir. Los brazos caen, los hombros desaparecen y sientes que tu columna vertebral se volvió de gelatina y perdió su sujeción. - Un poco más - piensas cuando ves que el reloj hace ya mucho que marcó la media noche- solo una lavadora y me siento a sentir.
Y el cuerpo se quiebra, el alma se rompe. Hace mucho que dejaste de ser tú para ser el sostén de todas las existencias que te rodean. Y no quieres parar para pensarlo, apenas paras para sentir que sigues teniendo cuerpo, y respira, suda, reacciona, pero...¿vive?
Ha llegado tu momento. El de pensar, el de vivir, el de leer palabras que rasguen ataduras y te monten en tu propio caballo salvador.
No renuncies a amar o servir, mas no hipoteques tu alma y tu vida hasta el punto que las fuerzas se marchiten y el cuerpo te frene, la esencia que eres te sea ajena y ni tú misma te reconozcas.

Burbujas

Frágiles diamantes de fugaz existencia
Que esconden suspiros de rapaz ilusionado,
No rompas en mí tus vapores nuevos
Que lloro ante ti desde que estás naciendo.
En tu cara reflejas arcoiris
Como la luz después de la tormenta
Tan perfecta esfera de ternura etérea
Naces y mueres como mariposa errante.
De labios húmedos de infante
En soplo de experimento reintentado
Naces tan solo un instante
Explotando enseguida en su mano.
Eres, burbuja, el suspiro
De jabón y de aire aunados
Libre  como pajarillo
Frágil como amor mundano...

Siesta

El susurro del zumbido de un aleteo incansable
Golpeando en la calima de los grandes ventanales
La confusa mosca busca urgente la luz en la que halle
Un vuelo libre del encierro eterno tras de los vitrales.
El aire inventado en artificio constante
Refresca la tarde que en la luz arde
Se cierran los ojos y al sueño se abren
Minutos de gozo que al cuerpo descansen.
Vuelan las imágenes en los ojos clausurados
Destellos de paisajes de colores dibujados
Paz humilde de reencuentros tan soñados
Que se siente el cielo, en las manos, recobrado.
En veinte minutos de surcar sueños y mares
De recobrar sentimientos y de olvidar los pesares
De la siesta se vuelve a sitio donde los mortales
Retoman su vida presente y sus realidades .

miércoles, 27 de mayo de 2015

Como un centauro

Bajo mis piernas arqueadas siento el calor de su piel junto a mí. Su vaivén cadencioso produce un hormigueo intenso en la cara interior de mis muslos y el placer comienza a recorrer lentamente a lo largo de toda mi columna vertebral.
Acaricio con mis manos su cabello liso y suave, buscando que también se estremezca de placenteras sensaciones.
Grito su nombre. Lo animo con mis movimientos a cambiar el ritmo de su cuerpo. Quiero más intensidad y la exijo.
Y cabalgamos juntos. Buscamos el sudor que solo los cuerpos que se satisfacen saben conseguir.
Al llegar a la meta, juntos, nuestras respiraciones, agitadas de tantas emociones compartidas, comienzan a suavizarse. Resoplo, resopla...
El caballo gira alternativamente su cabeza para manifestar su bienestar tras la intensa cabalgada. Mi corazón, batiendo sobre mi pecho satisfecho, acompasa su latir al ritmo del paso lento del caballo.
Desde lo alto de mi atalaya equina siento que cual Centauro domino la tierra y que mis piernas y las del caballo se han fundido en un único ser...

martes, 26 de mayo de 2015

Soy tierra junto al mar

Se asoma en la maraña de mi cabello. Levanto el cuello, te vislumbro…
Susurra el eco de tu sutil bramido y besas dulcemente las arenas. Respiro tu aire de denso salitre incoloro. Capto la humedad que el romper de tus olas forma...murmullo de gotas que saltan voladoras en busca de rostros que anhelan el frescor.
Estiro el brazo...y no te encuentro.
El calor que emana del cristal canela que me envuelve atrapa la yema de mis dedos; entre los gránulos salpicados de pequeñas trazas de conchas hundo mi mano para fundirme con la tierra.
Mis pies, estirados en la toalla, huyen del tejido falso en pos del contacto ardoroso de la arena.
Y siento que me fundo…
Suspiro, respiro, aspiro...absorbo cada sensación, como si fuese la última vez que estaré en la playa.
Permito que mi imaginación crea y cree… De mis manos y mis pies nacen raíces que se extienden como tentáculos buscando el centro de la tierra, anhelando la energía vital que me lleva de nuevo al lugar de donde partí. “Polvo eres y en polvo te convertirás”. Hoy soy tierra junto al mar.
De entre la maraña de mis cabellos se asoma el mar. Soy tierra y te veo a lo lejos. Añoro que me beses con cada marea pero solo por un instante siento el frío húmedo de tus labios.
Tierra, mar, hombre, mujer, cielo, calor, frío...Solo siento...

lunes, 25 de mayo de 2015

Caminando de nuevo

La vida te da pistas sobre lo que has de hacer. Así de sencillo.

El problema es que no conocemos todos los idiomas que se necesitan para ir entendiendo esos mensajes cifrados que te va poniendo delante de los ojos.

Para empezar a comprenderlos la vida te enfrenta a situaciones didácticas. Te enseña tras un traspiés, un empujón, una caída, o un gran porrazo.

Cuando experimentas esos golpes empiezas a comprender el sentido del todo. Nada es casual sino causal.

Hoy inicio un camino marcado por el compromiso. Se me encomendó convencer a una amiga para que bajase de las nubes y desarrollase en el aquí y en el ahora todo su talento. Y para que ella lo hiciese me tuve que comprometer a hacer yo lo mismo...no dejar que pasase un día más sin enfrentarme al papel en blanco y expresar mediante palabras los sonidos de mi corazón.

Ya hace años que mi blog nació... Y he evolucionado tanto con él, a causa de él y junto a él que no puedo negar que parte de mi alma quedó grabado para siempre en ese rincón virtual.

Es un reto para mi iniciar este camino de nuevo. No sé cual será el resultado, pero me emociona pensar que hoy la vida me ha dado pistas para comenzar a andar, sin miedo, sin pausa, incansablemente.

Me gustaría que en este camino me ayudaseis dándome las pistas oportunas en los comentarios sobre temas que debería tratar desde el latir de mi corazón. Sería un bonito reto conseguir escribir bajo propuestas interesantes, con una palabra de guía o una frase hecha como punto de partida...

Hoy te toca a ti ¿Me das un tema para mañana?...