jueves, 30 de julio de 2009

Viajar en el tiempo

Siempre me gustaron las películas de viajes en el tiempo.
Me hacen reflexionar sobre lo importante que es el lugar que ocupamos en este mundo.
Muchas veces intento trasmitírselo a mis alumnos para que entiendan porqué es importante que estudien Historia. Y para ello utilizo un ejemplo muy cercano para mí, y también para ellos.
El ejemplo que les cuento parte de la propia clase. Del lugar que ocupan físicamente en ese momento y la realidad circundante.
Les digo..."Si en el año 1952 mi madre no hubiese viajado a La Granja de San Ildefonso..ninguno de nosotros estaríamos hoy aquí.
En principio ellos reflexionan y me dicen..."Seño...eso no tiene porqué ser así, porque yo seguro que sí estaría aquí"
Y entonces trato de explicarles mi historia, que también es parte de la historia de ellos.
"No, chicos, si mi madre no hubiese viajado a la Granja, justo ese año, mis padres no se habrían conocido y no habrían fundado este colegio en el que todos estamos ahora. Yo no habría nacido y no podría estar dando esta clase, y probablemente, tampoco vosotros os conoceríais al no haber coincidido en el mismo sitio al mismo tiempo".
Tras unos minutos de reflexión trato de explicarles cualquier otro episodio "importante" de la historia universal.
Por ejemplo...si Colón hubiese convencido al rey portugués para hacer su expedición, en latinoamérica no se hablaría mayoritariamente el español, ya que no se habría reunido con los Reyes Católicos para que le financiaran su viaje.
Si los revolucionarios franceses no se hubiesen unido, la Europa en que vivimos sería muy diferente...
Partiendo de esa idea, que ya me trasmitió mi padre, imagino lo importante que somos cada uno de nosotros en este engranaje vital. Todo sería diferente si en cualquier momento en que nos tocó decidir algo de nuestra vida, hubiésemos elegido la otra opción.
Esto sirve tanto para lo bueno como para lo malo. ¿Cuántas veces nos hemos lamentado por haber ido a determinado sitio, que nos hizo conocer a alguien que nos condicionó la vida negativamente? O nos decimos "que afortunada fui al conocerte...porque nuestras vidas se tocaron aquel día",
Esta idea recurrente es válida para hacer entender a cualquier persona lo importante que es, y que si no exisitiese, todo sería diferente.
Hacer entender eso a un adolescente inseguro, deprimido o sin ilusiones, puede ayudarlo a valorarse mucho más.
A lo largo de mi experiencia docente he tratado de trasladar esto a algunos alumnos y alumnas que no creían en sí mismos, y tengo que sentirme orgullosa por haber conseguido cambiar el rumbo de algunos de ellos. Como en "regreso al futuro", mi intervención en sus vidas ha marcado un futuro que, quizás, habría sido un poco menos positivo...O no, quién lo sabe. Formo parte de este engranaje y trato de hacerlo bien...Pero como la vida marca la historia de todos los demás, solo el futuro me indicará si esas acciones dieron buenos frutos.

miércoles, 29 de julio de 2009

Vivir otras vidas

A veces quisiera clonar mi existencia. Ser yo siempre y al mismo tiempo vivir otras vidas. Hay tanto ahí, a mi alrededor, tantas experiencias tan maravillosas que viven otras personas que quisiera poder experimentarlas todas.
Quisiera sentir lo que siente el deportista, tanto el sufrimiento como la satisfacción del logro conseguido.
Sentir lo que el médico siente cuando dice que todo está bien, lo que el padre que espera el nacimiento de su primer hijo y lo que experimenta el buceador cuando descubre la perla.
Sentir lo que el paracaidista un instante antes de tirar de la anilla, el montañero cuando llega a la cima y la bailarina cuando sube el telón.
El músico cuando compone la última nota de su primera canción, el científico que descubre la vacuna y el piloto en su primer vuelo comercial.
Quiero ser un caballero andante, un ateniense en Troya, y un indio americano. Un revolucionario de Francia, un astronauta en la luna, un emperador egipcio...
Tan breve la vida y tantas cosas por vivir...

lunes, 27 de julio de 2009

¿Qué ven mis ojos?

¿Qué ven mis ojos?
Mis ojos, enfermos, no ven lo mismo que los tuyos. Quiero ver más allá, pero el muro que representa mi existencia no me permite ver tan lejos.
Mis ojos quieren salir de mí y ver otros lugares, más lejanos, más brillantes y luminosos. Quiero ver el verde verde, el azul azul y el rojo rojo. Porque ¿es mi verde el mismo que el tuyo?. ¿Estás seguro que tus ojos te enseñan el mismo mundo que me enseña a mí? Si has llamado verde a mi rojo, o azul a mi amarillo, ¿quien te dice que tu mundo no es diferente al mío? Que tus árboles pintan de carmín, en tanto que los míos son violetas...
Esta reflexión, tan infantil, ha tomado nueva dimensión en mi vida. Lo que yo veo no lo ves tú porque mis ojos me muestran un mundo distorsionado, difuso, borroso, opaco.
¿Cómo seguir con esta realidad tan terrible?...Se sigue...Porque hay otros ojos.
Lo que ven mis ojos internos es algo diferente. Esos ojos no solo ven... Con ellos viajo a esos mundos a los que no voy, huelo los olores que no percibo, siento la humedad que no me llega...comparto las emociones que necesito...
El como se llaman esos ojos no lo sé. Pero complementan mi existencia y me hacen concebir esperanzas. Ahora solo me queda aprender a usar más esos ojos, y tratar de trasladar al teclado lo que esos ojos me dejan ver.
¿Nunca pensaste en cómo un fotógrafo hizo esa foto...? Has pasado tantas veces por delante de ese edificio, ese árbol o ese puente y nunca lo viste así...Los ojos del fotógrafo intuyeron lo que tus ojos no vieron, y extrajo de esa realidad la más absoluta belleza...
Con esos otros ojos veo el interior de las personas, las nobles, las sucias, las sinceras, las rastreras...Esos ojos me hacen sabia porque me enseñan a protegerme del zafio y cruel y a entregarme al verdadero...Esos ojos me ayudan a confiar y a desconfiar, a amar y a ignorar, a compartir o a controlar...
Lo que ven mis ojos...esos ojos...completan mi vida...

El mar

Cierro los ojos y el murmullo del mar suena en mis oídos. Una tras otras las olas van dejando en la orilla el sonido de kilómetros de agua, dulcemente...Sonido de agua que vivió tiempos pasados. Sobre esas aguas cabalgaron en imponentes naves los intrépidos vikingos, los imparables romanos y los valientes descubridores. Si ese agua pudiera hablarnos..¿qué nos contaría?...Quiero traducir esos sonidos, el infinito llegar de las olas de la mar. Quiero que el mar me cuente sus aventuras, porque ninguna mente humana podría imaginar tantas historias como el mar guarda para sí. ¡Cuéntame, mar, tus anhelos! ¿Acaso quieres llegar más allá? ¿Buscas en esta tierra que besas cada día el final de alguna historia que nació entre tus brazos?...Mar, grítame que deseas, que te gritaré lo que yo quiero...Mar, tú tienes libertad, porque sobre tí está un mundo infinito, lugares hermosos que yo deseo descubrir. Llévame en tus brazos hacia el paraíso y enséñame tus tesoros.
Cierro los ojos y la arena se pega a mis pies. La arena, la tierra...el agua...Tan juntas y tan separadas...Mis pies se pegan a la tierra y aunque quiera, el agua solo puede soltarme levemente de ella. El agua no me lleva, no me enseña su riqueza. El mar no me quiere...debo quedarme aquí, en la orilla...Intento descubrir qué me dicen las olas pero mi mente no me permite comprenderlas. El pasado se diluye, el presente me abarca...soy humano y abro los ojos. Mar...volveré y acabaré entendiendo tu lenguaje...

domingo, 26 de julio de 2009

Mis amigos

Buscaba un tema para escribir hoy y la reflexión previa me llevaba inexorablemente a un solo tema: Mis amigos.
Mentalmente creaba la estructura que le daría a un escrito sobre ellos y ellas, esas personas que son para mí muy importante.
Y entonces me dí cuenta. Quería escribir lo que siento por mis amigos y, sin embargo, ellos no saben qué es lo que siento. Así que he cogido el teléfono y me he llevado unas horas llamándolos, a ellos y a ellas, para decirles que los quiero.
Como me conocen no se han extrañado mucho de mis argumentos. No he podido llamar a todos pero sí a unos cuantos, y ahora me siento mucho más feliz que antes de empezar a pensar en el tema.
Les he dicho: Te llamo para decirte que te quiero, que os quiero, que aunque estemos separados y no nos veamos muy amenudo os llevo en mi corazón, pienso en vosotros y quiero que seáis felices.
Con Macarena he reflexionado sobre el tema.
La vida pasa, los días, uno tras otro transcurren y la mayoría de las veces no encuentras el momento de hacer esa llamada, escribir ese mensaje, o desplazarte para entrar en contacto con tus amigos. Después, esos días no dejan huella.
¿Qué recordamos de nuestras vidas?. Los recuerdos lo forman esos días especiales, esas reuniones que tuviste en casa con las personas a las que quieres, en las que reíste, compartiste. Los días rutinarios no dejan huella, y sin embargo, son los días que nos esforzamos por repetir.
Repito...la vida pasa. Y hay quienes se van de repente, sin darte la oportunidad de decirles lo que sientes...
Últimamente he reflexionado mucho sobre el tema. CARPE DIEM, máxima que marca el eje argumental de la película "El club de los poetas muertos". Carpe diem...vive el instante...porque pasa y ese instante es lo que permanece...
¿Ese carpe diem es tender la ropa, poner el lavaplatos o ver una serie de televisión?...Es en lo que ocupamos las mayoría de nuestro tiempo...y no valoramos cada momento en el que compartimos nuestra vida con nuestros amigos...
Porque yo recuerdo más la reunión que hice con Estrella, Macarena, Maín, Carlos y Rosa, Miguel y Rosa, Rosita, Carmen y Jose...y otros amigos a los que quiero mucho...que cualquier otro día... O la visita que me hace Oscar una vez cada siete años o el encuentro con Nico cuando voy a Pinilla.Y sin embargo no repito esas reuniones con la frecuencia que quisiese.
Cada uno de mis amigos ha marcado un periodo de mi vida. Los conocí en circunstancias muy diversas y todos dejaron una huella en mí que ha hecho que me esforzara por mantener esa amistad durante años. Algunos han llegado hace poco a mi vida, y apenas me conocen, pero yo ya les he dado un espacio en mi corazón y ahí van a permanecer siempre.
Rosa fue en un gimnasio, Carlos, Montse y Carmen en la facultad, Macarena en un viaje de fin de carrera, Estrella y Sonia en el instituto, Maín y Mercedes en el cole, Oscar y Nico en Pinilla siendo niños, Vanessa en Cartaya, Rosita en Guadalpark, Ana en Alameda, Mercedes en Italia, Manoli estudiando fotografía, Raquel en la urbanización, Carmen G durante un baño en una piscina, Montse M. en un campamento, Manolo y Mar en un curso recientemente...Algunas de sus parejas también han llegado a mi corazón con la misma intensidad y han aportado a mi vida momentos de verdadera felicidad.
Este escrito no se está desarrollando como lo pensé...Mi cabeza trata de sacar unos sentimientos que mis dedos son incapaces de llevar a las teclas. Pero quería decirle a mis amigos que los quiero, que pueden contar conmigo cuando me necesiten y que, sin ellos, la vida no sería tan bonita.
Gracias por estar ahí...

La primera palabra

¿Cuál fue la primera ola?. ¿Qué parte del agua del mar tuvo el primer empuje e hizo fluir en una corriente continua las miles de olas que vinieron detrás?
¿Cuál es la primera palabra? ¿Qué palabra sirve de ola para que el torbellino de ideas que fluyen de mi mente lleguen a una orilla, a un papel, real o virtual, y vacíe mi interior?.
He empezado.
Hoy estoy abriendo al mundo mi interior, como una necesidad que siempre tuve y al fin he comenzado a saciarla.
Miles de ideas brotan de mi mente, en un tornado inconexo que remueve lo más profundo de mí. Necesito sacarlo todo, ordenar y vaciar esas ideas que durante años han rondado y acribillado mi cerebro.
El hacerlo no será fácil, porque nunca sé cual es la primera palabra, esa que tire del hilo y haga que la ola precipite al exterior.
Vale la pena intentarlo y el reto de encontrar esa primera palabra seguro que me hace feliz...

sábado, 25 de julio de 2009

Por qué este blog

Hoy he decidido que ya debía crear mi propio blog.
Internauta empedernida, buceo por internet leyendo blogs, buscando información, embebiéndome de un mundo infinito que me aporta tanto...
Es una experiencia nueva aportar algo a este universo, mis pensamientos, mis ilusiones, mis tristezas y alegrías, mis esperanzas y anhelos. Quizás nadie llegue a leer mis palabras, pero el mero hecho de colarme en esta galaxia de la red, me da un impulso para seguir tecleando en el portátil e ir dando forma a un párrafo que no tiene fin.
El porqué del nombre de este blog está relacionado con una experiencia personal que está marcando mucho mi vida en los últimos años. Mis ojos.
Lo que ven mis ojos es algo cambiante. No solo los ojos físicos, que están enfermos, sino los ojos del interior, del alma y del corazon, que van percibiendo mi mundo, de una forma muy distinta.